ca / es
Para unir cocina y gráfica hemos investigado con pigmentos que nos proporcionan directamente los alimentos: hirviendo hojas de menta, o utilizando elementos ya procesados como el pimentón. Finalmente nos decantamos por la tinta de calamar, con una masa y tono particular. En crudo la estiramos con cucharas y espátulas y dejamos reposar sobre papeles de diferentes […]
Para unir cocina y gráfica hemos investigado con pigmentos que nos proporcionan directamente los alimentos: hirviendo hojas de menta, o utilizando elementos ya procesados como el pimentón. Finalmente nos decantamos por la tinta de calamar, con una masa y tono particular. En crudo la estiramos con cucharas y espátulas y dejamos reposar sobre papeles de diferentes […]
Para unir cocina y gráfica hemos investigado con pigmentos que nos proporcionan directamente los alimentos: hirviendo hojas de menta, o utilizando elementos ya procesados como el pimentón. Finalmente nos decantamos por la tinta de calamar, con una masa y tono particular. En crudo la estiramos con cucharas y espátulas y dejamos reposar sobre papeles de diferentes […]

Para unir cocina y gráfica hemos investigado con pigmentos que nos proporcionan directamente los alimentos: hirviendo hojas de menta, o utilizando elementos ya procesados como el pimentón. Finalmente nos decantamos por la tinta de calamar, con una masa y tono particular. En crudo la estiramos con cucharas y espátulas y dejamos reposar sobre papeles de diferentes acabados y texturas para estudiar su evolución. En cuanto a la gráfica, utilizamos estas manchas como fondo negro sobre el que colocamos (al igual que un chef montando uno de sus platos) la marca.

Pigmentos naturales y textura